LES PRESENTO A NAKI…. LA HISTORIA DE UN CORAZÓN NEGRO.

Hamilton Naki, un hombre de color Sudafricano empezó de jardinero en la Universidad de Ciudad del Cabo, para juego limpiar las jaulas del Departamento Médico y, más adelante, trabajar como anestesista de animales, hasta convertirse en cirujano. Lo más importante fue que su destreza hizo posible el primer trasplante de corazón humano; condenado durante casi cuatro décadas al anonimato por su condición de negro, nos recuerda uno de los episodios más vergonzosos de la medicina moderna, pero su historia es una de las más extraordinarias del siglo XX. Por su condición de negro, no podía operar pacientes ni tocar sangre de blancos. Pero el hospital hizo una excepción para él. Se transformó en un cirujano… .” clandestino”. Era el mejor. Fue él quien retiró del cuerpo de la dadora el corazón para ser transplantado en el pecho de Louis Washkanky en 1967, en la ciudad del Cabo, en África del Sur, en la primera operación de transplante cardíaco humano con buen resultado. Naki era tal vez el segundo hombre más importante del equipo que hizo el primer transplante cardíaco de la historia. Sin embargo, no podía aparecer porque era negro en el país del apartheid.
El cirujano-jefe del grupo, el blanco Christian Barnard, se llevó todo el crédito y se transformó en una celebridad instantánea. HAKI no podía salir en las fotografías del equipo, cuando accidentalmente apareció en una, el hospital informó que era un empleado del servicio de limpieza. Daba clases a los estudiantes blancos, pero ganaba salario de técnico de laboratorio, el máximo que el hospital podía pagar a un negro. NAKI enseñó cirugía 40 años y se retiró con una pensión de jardinero, de 275 dólares por mes. Eso no le importó, siguió estudiando y dando lo mejor de sí, pese a su discriminación.
Después que el apartheid acabó, ganó una condecoración y un diploma de médico honoris causa. Nunca reclamó por las injusticias que sufrió en su vida entera. Pese a su clandestinidad y discriminación Jamás dejó de dar lo mejor de sí… Su pasión por ayudar a vivir….El cine lo bautizó como ” EL CIRUJANO CLANDESTINO”

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*