CONCIERTO POLITICO

Por Bibiano Moreno Montes de Oca

 

LA CONSPIRACION. Recientemente, a través de las redes sociales, un sujeto de apellido Osorio Medina admitió –a nombre de sus hermanos— lo que había sido evidente: Jorge Luis El Niño Fidencio  Preciado Rodríguez, a la sazón candidato del PAN a gobernador del estado, lo había utilizado con fines netamente electorales durante la pasada contienda extraordinaria.

En términos generales, los hermanos Osorio Medina se prestaron al juego de Jorge Luis por las promesa de regresarles un predio que le disputan a Arnoldo Ochoa González, actual secretario General de Gobierno, desde hace años. Por supuesto, la idea era golpear con esa estrategia al entonces opositor del panista, Nacho  Peralta Sánchez, que volvió a ganar en las urnas.

Al final, las cosas caen por su propio peso: Jorge Luis perdió de nuevo en su intento de ser gobernador del estado, no les cumplió lo prometido a los hermanos Osorio Medina y, lo peor de todo, a Arnoldo Ochoa no le quitaron el predio Las Ánimas  o Los Coyotes, ubicado en la comunidad de Los Ortices, del municipio de Colima, que es el objeto del deseo.

En estricto sentido, el denunciante dijo la verdad: el senador  blanquiazul utilizó políticamente a los hermanos Osorio Medina. Pero lo que no dijo ese mismo denunciante es que ahora el que los utiliza con fines electoreros es Morena, pues directivos de ese partido son los que están detrás del circo montado frente a Palacio de Gobierno, donde manejan el mismo discurso que empleó Jorge Luis, al que no le  redituó ganancia alguna.

A este respecto, después de comprobar los documentos, está claro que el pleito de los hermanos Osorio Medina contra Arnoldo Ochoa no tiene justificación. El propio Jorge Luis, sabedor de que se trataba de un caso perdido, optó por hacerse el desentendido con los hermanos a los que sólo engañó. Por su parte, en Morena atizan al fuego con la intención de sacar raja política del tema, aunque lo cierto es que le están haciendo el trabajo sucio a otros.

El asesor jurídico de Morena en el estado, Agustín Díaz Torrejón, es el que ha ofrecido apoyar con lotes a los que participan en el plantón que está  frente a Palacio. Los lotes ofrecidos saldrían del predio que le disputan los hermanos Osorio Medina a AOG. Claro, primero van a tener que ganarle el pleito a este funcionario. Mientras tanto, las personas utilizadas por Morena tienen la promesa de un lote en el predio Las Ánimas.

La vanas promesa de lotes a los morenistas engañados son de Díaz Torrejón, un abogado de turbios antecedentes de corrupción, que le anda haciendo el trabajo sucio a alguien, que no es precisamente de Morena. Bueno, no es de extrañar: así se las gastan en ese partido, donde sus integrantes se jactan de su “honestidad valiente” (¿habrá una honestidad culera?).

El fondo del golpeteo es sacar a AOG de la jugada electoral del próximo año, donde el secretario General de Gobierno iría en el primer lugar de la fórmula al Senado de la República, con lo que prácticamente tendría amarrada la posición. Los que están atrás de la campaña en contra de Arnoldo son los priistas que se ven afectados por el posible arribo de su contrincante al Senado de la República, pero repentinamente aliados con algunos morenistas.

Si AOG llega al Senado de la República, el principal afectado es José Manuel Romero Coello, que aspira a la misma posición. Otro que también aspira al cargo es Rogelio Rueda Sánchez, pero lo cierto es que éste le tira más arriba para caer más abajo: la diputación federal pluri. Si Arnoldo se queda con la candidatura, se cae José Manuel y, por tanto, también se cae Rogelio. Por eso la conspiración en la que también participan algunos morenistas.

Es obvio que varios políticos le traen ganas al primer lugar de la fórmula al Senado de la República, pues es pase automático a una curul senatorial, no así en el caso del segundo lugar, en el que se tiene que sudar más y se corre el riesgo de no obtener nada. Pero fuera de los políticos interesados, al resto de los colimenses les tiene sin cuidado ese cargo tan peleado; si no, sólo quiero que alguien me diga los beneficios recibidos de las actuales senadoras con las que cuenta Colima.

¿Alguien tiene algo que agradecerle a Mely Romero Celis, a Itzel Ríos de la Mora (la Scarlett Johansson de los pobres) y a Jorge Luis Preciado?

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*