CICUTA

Amuleto

Colocado en una posición incómoda porque algunos personajes se lo disputan para utilizarlo como su “botín político”, el teniente coronel Julián Leyzaola Pérez busca desesperadamente resolver ¡sus necesidades económicas!

Y es que mientras algunos buscan sacar “raja” del militar retirado, el señor Leyzaola ofrece sus servicios como asesor en materia de seguridad pública en algunas ciudades sacudidas por la violencia,

En entregas anteriores Cicuta reveló que el diputado del PES Luis Moreno Hernández no tiene empacho en ofrecer al mejor postor al teniente Leyzaola para postularlo como candidato a la alcaldía de Tijuana para la elección del 2019.

En los comicios del 2016 Leyzaola perdió por solo décimas frente al panista Juan Manuel Gastélum Buenrostro.

Luis Moreno promete que Leyzaola garantiza unos 100 mil votos porque el teniente coronel ya mostró su poderío al representar al Partido Encuentro Social (PES) y marginar al PRI hasta el tercer lugar.

Si alguien se pregunta porque Luis Moreno se dedica a “vender” a Julian Leyzaola en lugar de capitalizarlo a favor del PES la respuesta es que por su ambición desmedida ya no tiene el control del PES.

Cierto que Luis Moreno es dirigente del PES en Baja California, aunque esas siglas ya fueron registradas a nivel nacional.

En otras palabras, el PES es el único partido que tiene 2 registros, uno estatal y otro nacional.

Hugo Erick Flores (diputado federal) es quien dirige el PES nacional, mientras que el diputado bajacaliforniano Luis Moreno es dirigente de ese partido en Baja California.

Antes de salir de pleito Hugo Erik y Luis Moreno se repartían a placer las prerrogativas que las autoridades electorales estatales y federales les entregaban.

Al surgir diferencias entre ellos, la ventaja la tomó el dirigente nacional Hugo Erick Flores porque el Instituto Nacional Electoral (INE) maneja bolsas de dinero mucho más jugosas que el Instituto Electoral de Baja California.

Aún así Luis Moreno se queda con todo el dinero que mensualmente le entrega la autorizada electoral, sin repartirle a su estructura ni tampoco a su dirigencia.

Julián Leyzaola debió darse cuenta que Moreno lo utilizaba como “letra de cambio” pero no le compartía dinero ni siquiera para lo básico.

Leyzaola concluyó que Luis Moreno se aprovechó de su popularidad y decidió alejarse en la búsqueda de sus propios espacios.

Se equivoca aquel que supone que Leyzaola buscara ser “candidato independiente” sobre todo porque en este momento cualquier partido político estaría dispuesto a candidatearlo.

Ya en anteriores entregas Cicuta ha referido la extrema ambición de Luis Moreno, aunque algunos fanáticos del PES que creen en las bondades de Moreno se atreven a increpar al columnista. Solamente alguien que vive en el error asume una enfermiza defensa de alguien como Moreno.

El asunto es que este hombre quiere comerse el mundo solo.

Si Moreno practicara una mínima parte del cristianismo, hubiese atendido las necesidades primordiales de su estandarte, léase Leyzaola.

Más allá de los críticos que justificadamente repudian las prácticas de tortura achacadas a Leyzaola, es innegable que “es el principal activo político” para cualquier partido político que le ofrezca la candidatura.

Ya Luis Moreno se lo perdió.

Positivo

Como ven Cicuta ya está de regreso.

Al igual que los últimos años, el columnista ofrece a sus lectores sus textos lunes, miércoles y viernes a primera hora.

Más allá de las críticas vertidas aquí, Cicuta desea a usted y los suyos un año extraordinario.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*